martes, enero 24, 2006

BAJADA A LOS INFIERNOS

La matanza de Texas. Villa Santa Lucia.
El texto sigue mas abajo. Nos han dado problemas las fotos y las hemos publicado en otra entrada.
Queridos amigos:
Tiempo a que escribimos por última vez. No ha sido por no querer sino por que las circunstancias nos lo impedian.
Antes que nada, aclarar a los puntillosillos y puntillosillas de la gramática y la ortografía, que teniendo el rollo que tengo y la limitación de tiempo disponible, es por ello que no me paro mucho a comprobar los desastres linguisticos.
A lo que ibamos:
La última vez os escribimos desde Chaiten. Hoy estamos en coiahique, unos 460 kms al sur de dicha población. Los últimos 4 dias han dado para mucho.
Al dia siguiente de escribiros dejamos Villa Santa Lucía con un clima neblinoso que amenazaba lluvia. La soledad y la belleza del camino nos ´rodeaba por todas partes. A poco de salir pillamos a un ciclista aleman que se iba a pegar un año dando pedales por Sudamerica (también son ganas). El camino si bien muy bonito, rodeado de montañas, bosques y glaciares fue un continuo sube y baja que fue mellando nuestras fuerzas. A mediodia ya habiamos dejado al aleman atrás y tambien 70 kms. Paramos en la población de la Junta a comer, no sin dudar en darnos la vuelta pues un rato antes, habian pasado dos jamelgas norteamericanas con sus trailers que nos hicieron replantear si era correcto seguir al sur. De hecho Sergio, aduciendo haber perdido el parasol de su cámara en un mirador, se volvió para atrás 4 kms. Yo se que el verdadero motivo era perseguir a las valkirias.
Por fin esa tarde y tras una paliza monumental llegamos al mar, a Puerto Puyahuapi, con 117 kms en las piernas y con Sergio medio mosqueado por la paliza. Esta población pequeña es muy bonita y acogedora. Alli pasamos unas pocas horas muy agradables y nos hospedamos (pal que venga detrás), en la Hosteria Mercury donde nos dieron un trato mas que mejor.
Al dia siguiente pretendiamos recorrer 93 kms hasta la poblacion de Villa Amengual. Y aqui vino la bajada a lon infiernos. Si hasta aqui la ruta en terminos sexuales se puede considerar que habia sido un buen polvo, este dia nos tocó doble sesión de sado masoquismo. La parte placentera la puso la naturaleza, con un primer recorrido rodeando el fiordo de Puyahuapi(sube, baja, sube, baja), hasta que nos internamos tierra adentro atravesando inmensos bosques y contemplados por nuevos gigantes de piedra y glaciares que parecian venir a caer sobre nuestras cabezas. A mediodia el calor empezó a apretar hasta superar los 40 grados. Para alegrar la fiesta nos tocó subir un puerto de mas de 500 metros de desnivel, de puro ripio con rampas pedregosas de mas de 17% de inclinación. Lo mejor era cuando parabamos a recuperar el resuello, momento que aprovechabamos para efectuar unos bailes al mas puro estilo Antonio Cortés, ayudados por los hijos de puta de los tábanos (moscas grandes que pican), que son una autentica pesadilla. Por suerte solo salen cuando hay calor.
Fue curioso este puerto. Es la primera vez que me encuentro el el cartel donde anuncia la altura y finalización del puerto y este sigue subiendo hasta alcanzar otros 100 metros mas de altura. No se. Les creceria despues de haber puesto el cartel. Como aqui llueve tanto.
La bajada fue de panico con un ripio horrible que a la postre hizo añicos uno de los tornillos de mi transportin, que por "suerte" pudimos reparar sin demasiados problemas.
Como ese dia tocaba sufrir, nos toco despues un tramo de 8 kms de obras, lleno de camiones conducidos por hombres cansados de la vida e instintos suicidas, baches, agujeros, piedras como pelotas de tenis, polvo y todo un abanico de desagradables posibilidades. Pasada la obra y pocos kms mas adelante decidimos acampar pues ibamos destrozados. Finalmente encontramos un hueco herboso cerca de la carretera donde plantar la caseta, y gracias a la colaboración de los tábanos tuvimos tambien sesión de sauna, pues fuera de la caseta era como hacer un curso acelerado de tai chi a 45 r.p.m. Con los cerca de 40 grados que hacia y aqui que se pone el sol a las 10 de la noche, creo que perdimos mas peso en la caseta que pedaleando. Eso si, descansamos. No habia huevos a moverse que daba calor.
Y para que veais que somos limpios, nos dimos un baño checo en un arroyo cercano. Con una mano checo checo y con la otra espantando los tabanos. Que pena no haber filmado este momento inigualable en nuestras vidas. A todo esto resulta que hay un virus por aca, el Hanta que parece ser que los transmiten los ratones y que elo lugar de acampada reunia todos los requisitos para infectarnos. Ya veremos.
Para colmo de males esa noche se nublo y poco antes del amanecer empezó a llover. Zas. Hoy no escapamos del enchumbe ni de coña, pues aqui cuando arranca a llover se pega 24 horas. Pues oh! milagro, paró y nos dio tiempo a recoger todo, eso si de barro hasta el tobillo, y salir bajo un cielo amenazante. Los sube y baja continuaron, los paisajes inigualables tambien, el ripio espantoso tambien, y por fin llegamos a Villa Amengual, un pueblito chico y muy pintoresco donde nos metimos un bocata de carne con palta entre pecho y espalda que no se lo saltaba un gitano. Con el bocata hirviendo corriendo por nuestras venas y con continua amenaza de lluvia seguimos camino por nuevos valles, nuevos rios. Para que aburriros con las descripciones. Siempre es paisaje de montaña, siempre es de lo ma bello, pero siempre tiene algo diferente; el tipo de rocas, la clase de arboles, los tonos de luz. Es un regalo continuo para los sentidos. Los últimos 25 kms del dia iban a ser de asfalto, pero los 10 kms anteriores a este, fueron la peor prueba que hemos sufrido hasta ahora. Un camino horrible de piedras redondeadas gigantescas se encargaron de eliminar cualquier rastro de celulitis de nuestro cuerpo de tanta agitación. Aqui revento una pieza del transportín de Sergio y nos vimos jodidos pues pensabamos que no podiamos arreglarlo y encima venia un chubasco con cara de ¡ahi os pille, cabrones! Finalmente Sergio, encontró una rápida e ingeniosa solucion y pudimos escapar de la lluvia y llegar al asfalto. Ahora podemos afirmar que un trozo de nuestras almas a quedado en esta Patagonia infinita, y sobre todo ha quedado gran parte de nuestros traseros, que han sido reducidos en una tercera parte.
Como después de todo sacrificio llega la recompensa, o eso me enseñaron de pequeñito, desde que llegamos al asfalto, un viento de cola nos arropó en sus brazos y nos mandó a velocidad de vertigo hacia Villa Mañihuales, 25 kms mas alla, que recorrimos en un pis pas.
De este pueblo poco que decir. Que en el Hotel, la señora no dejaba lavar ropa, fumar, cobraba por la toalla, no daba de cenar. Nos dejó respirar y miccionar (que dice Sergio, que esto lo leen niños), por que le caimos bien. Hablando de cenar, si nos despistamos nos quedamos en blanco, pues a las 8 de la tarde los 5 negocios que habia en este pequeño pueblo calle, estaban cerrados. Por fortuna un pequeño localito regentado por una guapita y simpatica chilena nos atendió y nos brindo la posibilidad de escuchar un buen rato de buena música de la que estabamos faltos. Un rato para recordar.
Al dia siguiente, que fue ayer, nos tocó purito asfalto. Un recorrido rápido de sube y baja al principio y mas llano después, que se convirtió en una contrarreloj al principio y en una etapa con final en alto después, pues nos dio por hacer el burro y dejarnos los higadillos en estupidos piques dignos de colegiales. No se por que entré en este juego, pues todo el que me conoce sabe que yo jamás entro en este tipo de tonterias. Parte de ello está filmado en video.
Con tanta prisa y tanta carrera, nos plantamos en Coiahique con 91 kms en las piernas a las 3 de la tarde y eso que justo antes del pueblo tuvimos que subir un puerto de menearte, donde como ya he dicho se desataron las hostilidades.
En resumen y para los amantes de la estadistica: 1er dia 117 kms; 2º dia 72(curiosamente el mas corto pero el peor), 3er dia 81 kms, y ayer 91 kms. No está mal. Gracias a todo ello decidimos tomarnos el dia de hoy de descanso y pasarlo en esta ciudad, que es la mas importante de toda la carretera austral. Aqui hay casi de todo y podemos descansar y jartarnos a comer, antes de acometer los proximos 600 kms que nos faltan, que son los mas inhospitos.
LLevamos 14 dias y 960 kms. Estimamos llegar en 8 dias efectivos de pedaleo si el clima y el ripio no lo impiden.
Curiosamente aun no nos hemos peleado y salvo algún conato de mosqueo leve, seguimos riendonos bastante, sobre todo de nosotros mismos y nuestras miserias. Ayer cuando llegamos, nuestro olor corporal podía definirse como "eau de cochon".
Sergio me indica que os diga a todos que su hermana ya está de parto desde hace unas 4 horas. Parece que el desenlace feliz está cercano para alivio de todos nosotros; aventureros y lectores.
Tambien me dice Sergio, Chema, que te diga que el casco lo llevamos en las alforjas pues tal como van aqui los camiones de desesperados (los choferes deben de ser clonicos mios), no vaya a ser que nos manden una pedrada y los rompan.
Agradecer y saludar a todos los asiduos y a los que se van uniendo por el camino. El que quiera ver en un mapa por donde vamos puede entrar en http://www.turistel.com/ y consultar los planos de las zonas X y XI (Aysen).
En cuanto al tema de comidas; Si dormimos en hospedajes (muy economicos), tomamos desayuno en los mismos (cafe con leche, pan con mantequilla y mermelada, etc..). Durante el dia solemos llevar galletas, fruta, frutos secos. Y si se tercia y aparece algun puesto por el camino, pues un bocata. La verdad que a mediodia estamos comiendo poco. Por la noche procuramos hacer una cena fuerte que puede ser la que nos ofrezcan; Carne, pescado, ensaladas, sopas. Eso si, siempre regado con una gran cerveza de litro( es isotonica, ¿no?). Y que no falte. Si nos toca acampar, la cosa ya entra en el grado de supervivencia, llegando a comer el socorrido trozo de pan semitriturado y aplastado con la lata de atun de rigor (como en la mili).
Para Clari que viene para estas tierras, decirle que en Coiahique el residencial Maria Ester, en la Calle Lautaro 544, está muy bien.
Al resto saludos de nuevo a todos y disculpen tanto rollo. Es dificil tratar de plasmar 4 dias de recorrido cuando vemos cada metro tan de cerca. Y es que en bicicleta en cada metro puedes ver mucho y siempre te dice algo.
Ahora no sabemos hasta cuando.
Mua, mua.
Maxi

Sergio hoy no escribe, que se ha quedado agotado de verme hacerlo a mi. Os manda saluditos mientras se come las uñas como padre esperando a la puerta del paritorio.

Mientras subimos las fotos le han llamado a Sergio para decirle que su hermana por fin ha tenido una niña. Recibimos la noticia con gran jolgorio y alborozo, sobre todo yo que ler voy a obligar a invitarme a comer para celebrarlo. Pueden ustedes respirar aliviados. Parece ser que todo ha ido bien.


5 Comments:

Blogger CHEMAPAMUNDI said...

Por fin noticias de los perdios, primero de todo enhorabuena al tio sergy y su hermana, el usuario anonimo vio la luz...
y despues, poco mas que contar, al contrario que maxy. Bonitas fotos y mucha envidia, sobre todo al ver ese camino de piedras, adorable... y para todos los lectores recordad, vota tabano al 5500, o cartel antes de fin de pto al 7711, o chubasco que te persigue al 2233. salu2.

7:13 p. m.  
Blogger clarita said...

Enhorabueno Sergio por tu sobrinita y por supuesto, a tu hermana.
Que lindas fotos, como se ve la mano del tito Sergio. Por cierto, ha entrado un guiri en el blog que se ha quedado loco/a con las fotos y quiere saber de donde son.
Gracias Maxi por las referencia de hoteles. A ver si coincidimos en alguno ellos un dia de estos.
Chema, muy ocurrente: yo voy a votar por "cuesta abajo y sin frenos" al 5577.

9:02 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me parece que alguien confundió a Chemapamundi con José María Garví, pero además se registra como RUBIO y firma con otro nombre. La informática a traicionado a nuestro amigo Rubio "el caidas". Menos mal que no se fue a la patagonia, porque habría debilitado al grupo y se habría gastado más material en repararle las heridas que en reparar los portaequipajes. Así pues, Chemapamundi no se lo tomes a mal al Rubio, porque (y ahora imito a Max), en esta vida no hay deuda que no se pague ni plazo que no se cumpla, y el Rubio ya pagó, clavandose las gafas de titanio en la nariz y otros golpes que no quiere narrar.
Sergio, limpia el objetivo de la camara, pues en una de las fotos sale un tabano que se parece a ti que te cagas, no está muy claro a quien se le hizo la foto.
Enhorabuena al tío Sergio y aprovecho para saludar a mi mama, mis hermanos, a Vero y a toda españa, y en especial al que lea mi comentario.
fdo: El otro Chema.

1:17 p. m.  
Blogger CHEMAPAMUNDI said...

CHEMAPAMUNDI, marca registrada, dijo; Para los altos para los bajos, para ciclistas para via andantes, para estranjeros para godos, para alemanas para inglesas, para ciclomania para terravolcan, para globeros para los pros, para justo para antonio, para los rubios para los morenos, para los conejeros para los chicharreros... Para todos, esta pagina esta hecha para todos y me consta que son muchos los que la leen, asi que, escriban cojones!! que siempre somos los mismos. Saludos a todos, especialmente a el otro chema. Un abrazo patagonico.

1:29 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola Serginho:

Siento escribir ahora, casi al final de vuestra aventura, pero me acabo de enterar de la direccion para ver este invento del Blogg.

Joder, una mezcla de sana envidia, por la aventura en si, con la alegria de conocer noticias, el asombro por la capacidad narrativa me han sorprendido.

Gracias por hacernos participes de este viaje. Dan ganas de bajarse de este mundo rutinario y emprender aventuras asi.

Muchisimas Felicidades! y a seguir disfrutando.
Fran

3:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home