martes, febrero 28, 2006

THE END

Lanzarote 28 de Febrero de 2006.

Que lejos queda América. Que lejos queda el viaje, las experiencias vividas, la vitalidad de ese continente que se cuela por mis venas y me invita a girar con el mundo. Ahora simplemente el hecho de intentar acabar este relato que posiblemente nadie lea, se me hace un mundo. Vamos a intentarlo, aunque solo sea por Víctor que me lo ha pedido.

Hace ya mucho tiempo que Clari y Marta llegaron a Trelew. A la alegría del encuentro se añadió la extrañeza del parto. De repente de ser dos, pasamos a ser cuatro. Yo creo que ese mismo sentimiento vino por parte de las dos pseudo parejas que ya estaban creadas.

Tarde de narraciones, de contar anécdotas, aventuras. Risas, bromas, comida, cerveza y un buen vino de Mendoza para celebrar la unión y de paso ayudar a bajar el asado.

Al día siguiente y sin mucho entusiasmo fuimos a visitar la Península Valdés. Digo lo del entusiasmo pues sabíamos que no era época de ballenas y además tampoco hay muchos bichos en este momento del año. Fuimos en taxi, pues nos costaba menos a los 4 que el ir en una excursión organizada. David, el taxista que no guía, nos sorprendió con su total desconocimiento de la zona, de la vida animal y de todo lo que le preguntamos. Hay que reconocer que era buen tipo, pues en lugar de intentar meternos bolas como respuesta a nuestras preguntas, el hombre se encogía de hombros y decía; “NO SE!!!” Y se quedaba tan ancho. Viva la sinceridad.

Efectivamente fue una experiencia un poco decepcionante, pues la fauna que mas abundaba iba en shorts y acarreando toda clase de artilugios electrónicos con los que posteriormente se encargaran de torturar a sus familiares y amigos. Para que negar que nosotros pertenecemos a ese tipo de fauna. Preparaos. Aparte de la fauna mencionada, pudimos ver muchos lobos marinos, algunos elefantes inamovibles y muy pocos pingüinos. Lo más destacable fue ver el vaciado de la caleta Valdés por la bajada de la marea. Ese si fue el lugar que decantó la balanza e hizo valer la pena el largo recorrido de mas de 500 kms que nos pegamos ese día.

Al regreso paramos en el bullicioso Puerto Madryn y al lado de su tumultuosa y gigantesca playa aprovechamos para saludar al padre de Bárbara. Bárbara!!! Por si lo lees, un saludo.

El día siguiente ya fue otra cosa. Con otro taxi y esta vez con Juan el dueño de la CIA, nos fuimos a ver la pingüinera de Punta Tambo. Según nos cuentan la más grande de Suramérica. En este caso, Juan si sabía mucho sobre la zona y nos explicó cantidad de cosas. Lo de la pingüinera realmente valió la pena. Dicen que hay más de un millón de pingüinos. Yo no me paré a contarlos, pero puedo decir que hay muchos. Lo más sorprendente es que estos bichos están repartidos por todo el paisaje, durante muchos kms antes de llegar al mar. Yo siempre creí que estaban todos apelotonados en la orilla de los océanos y resulta que tienen una especulación inmobiliaria parecida a la nuestra. Cada año vienen a nidificar a estas tierras y conservan siempre el mismo nido del año anterior. Y otro dato mucho más triste. Conservan a sus parejas de por vida. Mi teoría de que el hombre como animal que es, es promiscuo siguiendo las leyes del instinto, al carajo. A ver que me invento ahora.

Uno de los mejores espectáculos de todo el viaje, fue ver a estos pajarracos dirigiéndose al mar a miles, una vez el sol calienta. Parece Salou la primera quincena de Agosto, pero sin toallas, ni sombrillas.

De vuelta a Trelew paramos en un pueblo de ascendencia galesa y nos mandamos un te típico, con sus consabidas tartas y dulces anexos, que nos dejó los índices de glucosa a la altura del Aconcagua. Con tanta provisión de energías procedimos esa tarde al asalto de Buenos Aires, metiéndonos 20 horas de bus entre culo y espalda. Esta vez si funcionaba el aire acondicionado y el viaje se hizo muy llevadero.

Y aquí llega la parte final del viaje. La ultima escala antes de meternos en la maquina del tiempo y volver a la vieja y aburrida Europa.

De Buenos Aires, que decir en pocas palabras. Que ha sido una gran sorpresa. Me ha parecido una ciudad aparte de gigantesca y bulliciosa; viva, vital, culta, hermosa, majestuosa, verde, gris, trágica, mundana, monumental, mísera, turística, real, culta, efervescente, y sobre todo Tango.

El Tango marca el ritmo de la ciudad, y si bien hay mucho montaje turístico a su alrededor, hemos podido ver y sentir que en el trasfondo de la ciudad y sus gentes, el tango sigue fluyendo por las venas de los porteños, marcando con sus notas trágicas el latir de los corazones.

Una noche nos fuimos a un local de Tangos para la gente de la ciudad; “el Beso”, en la calle Riobamba. La gente llega con sus zapatos de tango metidos en bolsitos colgados al hombro y se sientan alrededor de la pista de baile. La música comienza y las miradas se entrecruzan. Imperceptibles señales para nosotros, calan entre los contendientes y se lanzan a la lucha tanguera. Es digno de ver como siente el baile la gente. Como se concentran, como miden cada movimiento, sin apenas abrir los ojos, sintiendo esta danza de apareamiento hasta en el tuétano.

En Buenos Aires pasamos tres días, en los que visitamos todo lo turisticamente visitable; El obelisco, la calle corrientes, la plaza de Mayo, la Avenida de Mayo, el congreso, La boca, el estadio del Boca Juniors, Puerto Madero, el barrio de Palermo, sus inmensos parques, el cementerio Recoleta y como no, la tumba de Evita.

El último día lo destrozamos comprando convulsivamente, como gesto de rabia por el fin del viaje, por el fin de esta experiencia vital.

Buenos Aires. Lindo broche final a esta aventura.

Ahora, una semana mas tarde, he plegado curiosamente Argentina y la he guardado en un cajón para que no se me ensucie. Chile es demasiado largo y he preferido enrollarlo y meterlo en un tubo y así protegerlo de la humedad. Son mis tesoros y si bien la experiencia pertenece al pasado y te hace dudar de la existencia de lo vivido, un extraño calor en el fondo de mi pecho me dice que si, que todo eso está ahí dentro y que seguirá conmigo hasta que nos vayamos.

The End.


Salgo a caminar
Por la cintura cósmica del sur
Piso en la región
Más vegetal del tiempo y de la luz
Siento al caminar
Toda la piel de América en mi piel
Y anda en mi sangre un río
Que libera en mi voz
Su caudal.

viernes, febrero 24, 2006

FOTOS FINISH













Aqui van unas ultimas fotos tanto de las prometidas de Torres del Paine, como de los últimos coletazos en Peninsula Valdes y Bunos Aires. Espero en breve escribir unas lineas para finiquitar el relato (sigh!!!!).

martes, febrero 14, 2006

UN RECUERDO A LOS COMPAÑEROS DE VIAJE

Hola Amigos y Amigas:
Aqui tenéis una muestra de la buena gente que nos hemos ido encontrando a lo largo de todo nuestro periplo y que para nosotros son parte de nuestra historia. Un saludo de todo corazón para : Dña Victoriana, Dña Esther, Zedric, Tina. Philip, Tini, Mariano(Chalten), Eduardo, Xavier, Igor, Mikel, Adriana, Mariano, Mario, Carlota, Felipe, Sonia, Fernando, Fernanda, Fernanda (de EL Foyel), Lotta, Los Chicos del carro, El Sargento Matabala, Carabinero Alejandro... y tantos otros que cuyos nombres no recordamos, ni tenemos una foto suya.














LOS PENULTIMOS COLETAZOS

Si es que hay alguien ahi; Hola... hola... hola... (como con eco).

En este momento escribimos desde Trelew, a cientos de kms tanto de distancia como de sentimiento de los Andes. Hoy es martes 14 de Febrero, dia de San Valentin para ser exactos. Este último dato no es gratuito. Da la casualidad de que a las 3 de la tarde llegan Clari y Marta aqui y nos vamos a reunir finalmente. ¡¡¡Que bonito!!!

El últimoi comunicado fue desde el Calafate, donde solo subimos fotos. De esa población, poco que comentar, solo que no es el Calafate que yo conoci. No he reconocido absolutamente nada, como si nunca hubiera estado alli. Victor, era a eso a lo que me referia.

La poblacion ha pasado de ser una miserable calle polvorienta rodeada de cuatro ecuchimizados negocios, a ser un resort bastante pijo, lleno de tiendas chic, vendiendo la palabra patagonia hasta en el papel de water.

Lo mas interesante de nuestra estancia alli, fue como no, la visita al glaciar Perito Moreno. Yo ya lo conocía, pero Sergio, alias el anaconda, sufrió una impresion tal al ver a la tremenda serpiente de hielo, que hubo que llamar a un experto en nanotecnologia para que hiciera salir a su culebrilla de su guarida. Digamos que la anaconda se metió pa dentro.

El glaciar es algo descomunal, dificil de describir. Por resumir de alguna manera la sensación que causa su contemplacion, se puede decir que por mucho que lo mires, nunca consigues verlo. Por otro lado y quiza lo mas impresionante es el sonido gutural que emanan sus interioridades. Sonidos huecos, secos, potentes, constantes y tétricos. No para de quejarse, se resquebraja y de vez en cuando nos regala con un desprendimiento desde su frente imponente de 60 metros de altura. Gigantescos bloques de hielo, mayores que cualquier edificio alto, caen al lago en medio de estruendos apocalípticos. Puedo afirmar, que solo con escuchar el glaciar uno ya queda impresionado, aun sin verlo.

Al dia siguiente al glaciar, tomamos un bus y pa Chile de nuevo. Esta vez hacia Puerto Natales, sito en el bello seno(fiordo) maritimo de Ultima Esperanza, nombre que le viene dado por la desesperación de los primeros navegantes, que no se aclaraban en los multiples fiordos, buscando la salida al oceano Pacifico.

Puerto Natales, base para visitar las Torres del Paine, ha cambiado en estos ultimos 12 años. Pero en Chile los cambios son distintos. Se reconoce el lugar. Hay mas movimiento, hay mas negocios, pero sigue conservando el toque de pueblo patagonico chileno, con sus pequeñas casas destartaladas, hechas de madera y chapa. En los resorts argentinos el pijerio se ha impuesto devastadoramente, matando cualquier anterior identidad.

En este pueblo dormimos en un Hostel repleto de Israelies, los cuales no gozan d demasiada buena fama, tampoco en esta parte del mundo. Y sin animo de ser racista, hay que reconocer que se ganan la fama a pulso. Son antipticos, no se mezcan con otra gente, hacen un ruido espantoso a todas horas, dando igual que sea mediodia, como las 4 de la mañana. Maleducados, groseros, etc...Vamos, que nos han caido de puta madre. Sin lugar a dudas, ha sido el alojamiento mas incomodo en el que hemos estado.

De Puerto Natales nos fuimos para nuestro principal destino en la zona; Las impresionantes Torres del Paine. Como en este parque nacional te sacan dinero por todo (transportes internos, barcos, camping). Decicimos llevarnos las bicis y asi efectuar un dia de caminata y otro de recorrido ciclista por las carreteras del parque.

El primer dia subimos caminando hasta la base de las Torres del Paine, lugar en el que estuve hace años y que apenas pude disfrutar por el mal tiempo. Esta vez un dia glorioso nos acogió y pudimos contemplar en toda su grandeza la colosidad de estos 3 gigantes graníticos(Sergio está subiendo fotos). En el camino conocimos a Xavier, un bilbaino que vive de viajar por el mundo y explicar sus experiencias en una pagina web por el creada. Fue dificil reconocer su procedencia, pues el hecho de ir pertrechado con una camiseta del atletico de Bilbao, nos tenia muy despistados. como nos habiamos aprendido la leccion e el Chalten, esta excursion fuimos mas despacito y pudimos llegar dignamente al camping después de 8 horas de pateo maravilloso.

El tema del camping es para tocarlo aparte. Aqui te cobran tanto por acampar, como lo que cuesta una habitacion en Puerto Natales. Nosotros como buenos españolitos, orgullosos de nuestra raza y nuestras tradiciones, procedimos a montar la caseta, continuamos con no comunicarselo a nadie, y finalizamos largandonos de puntillas a primerita hora de la mañana, como alma que lleva el diablo. Queremos agradecer al Camping las Torres por patrocinarnos la siguiente noche de estadía en Puerto Natales.

Una vez pasados a ser proscritos de la justicia, nos lanzamos a recorrer los caminos del parque, ansiosos de pedalear una vez mas. El premio a la idea de llevar las bicis, fue inmediato. El recorrido hacia la laguna Pehoe es mas que bello, con el telon de fondo sobrecogedor de la zona de los Cuernos del Paine, que competian en grandiosidad y esbeltez, con los nuestros, muy agigantados a estas alturas del viaje. No solo el paisaje se filtraba por nuestras retinas. Por todas partes, grupos enormes de Guanacos paciendo por doquier (parecidos a las llamas), patos pasando buenos ratos, descomunales condores que parecen boeings 747, caiquenes amorosos (especie de ocas salvajes que siempre van en pareja) y toda clase de animales(alemanes, suizos, israelies, italianos, españoles y demas especies), se cruzaban constantemente en nuestro camino.

Para finalizar esta fiesta patagonica, el mas furioso viento conocido en este viaje se unió a la celebración, regalandonos con un devastador viento de cara que en un par de ocasiones nos obligó a parar, a punto de tirarnos de la bicicleta. No nos importó tanto este viento, pues el recorrido era corto (solo 30 kms ese dia), y la furiosidad del viento era tal que nus gustó vivirla para sentir la fuerza de la naturaleza en todo su esplendor en estas tierras remotas. Asi son las Torres del Paine y su naturaleza; poderosas e indomables.

Como todo lo bueno se acaba, nos tuvimos que volver a Puerto Natales. Como despedida de los Andes, esa noche fuimos alfestival de cine patagonico, que se celebraba en el pueblo, y vimos un par de peliculas. La segunda, pese a ser a las 12 de la noche, nos sobrecogió. Era un documental sobre el derrocado y asesinado presidente chileno Salvador allende, por la dictadura de Augusto Pinochet, 30 años atras. Pese, insisto, al horario, el cine estaba lleno y cuando finalizó se oyeron vivas a Allende y aplausos emocionados. Nuestros pelos como escarpias.

A partir de qui vino el apuñalamiento a la experiencia andina. Un bus se encargó de expulsarnos de tan hermosas tierras y nos lanzó a traves de gigantescas y aventadas pampas a la lejana población de Rio Gallegos, de nuevo en Argentina. Aqui tras un par de horas de espera, tomamos otro colectivo que nos catapultó en un viaje imposible hacia Trelew, 20 horas de calor espantoso hacia el norte, hacia la Peninsula Valdes. La cia de buses se llama el Pingüino, pero se deberia llamar el dromedario, pues tenia el aire acondicionado estropeado y dentro del mismo nos encontrabamos por encima de los 30 grados. Una delicia. Como añorabamos nuestras bicicletas.

Del viaje y sus ocupantes habría mucho que decir, pero aparte de que soy un pesao, y aunque nadie me crea, yo tambien me canso de escribir y se me acaba la inspiración.

Resumiendo; Ayer por la mañana y tras el caluroso periplo llegamos a Trelew, lugar mas caluroso aun, rozando los 40 grados. Aqui nos hemos dedicado a comer y beber cerveza a la espera de que lleguen hoy Marta y Clari que estan cada vez mas cerca. a ver si nos reconocemos.

Por lo demás no mucho mas. cuando esten aqui las chicas vamos a efectuar un par de visitas a pinguineras y animaleros varios. Para el viernes queremos tirar para Buenos Aires y ya el lunes por la noche el avion se encargará de intentar devolvernos al terruño.

Supongo que antes de eso nos conectaremos una vez mas aun que sea para despedidas y agradecimientos.

De momento saludos a todos. Especialmente a los que os habeis unido ultimamente; Martin, Jose Miguel, de nuevo a Carlota, Barbara (no creo que estemos en Puerto Madryn mas de unas pocas horas, de todas formas gracias), Silvia y Peio, Alfred y Gabi, Chema (gracias por tu constancia majete), Victor, Pili por supuesto, Tere (rencorosa, mira las fotos ¡¡¡carajo!!!)y a todos los que no nombro. Esto del blog ha sido una experiencia nueva muy gratificante.

Lo dicho. La próxima y última; "·Mi Buenos Aires querido". Sergio está metiendo fotos en una entrada aparte.

A todos los amigos de Sergio; Desde que este no escribe que habeis ido desapareciendo del Blog. No seais asi y mandar aun que sea un último comentario.

Mil besos.

Maxi (y por consiguiente el Nen)

miércoles, febrero 08, 2006

FOTOS HASTA 08 02 2006


















martes, febrero 07, 2006

APOCALYPSE NOW

Saludos a todos los supervivientes a este blog:

Han pasado bastantes dias desdela última comunicacion, y no menos cosas.

Una ruta como la carretera Austral merecia un final especial, una ginda. Y sin querer y cuando pensabamos que quedaba lo mas facil, como siempre, el implacable Murphy se encargó de complicar las cosas.

Nos la prometiamos muy felices en Villa O'Higgins. Teniamos reservado el barco para cruzar el lago, reservadas las mulas para llevar la carga en el tramo de caminata, y con el otro barco que hay que tomar, no debia de haber problemas. La reserva estaba hecha, como buenos europeos, desde 15 dias atras.

En un principio todo casi bien. Justamente ese dia y tras muchos de bastante buen tiempo, amaneció lloviendo. Que le vamos a hacer. Tomamos el barco primero y todo bien. 3 Horas de travesia en un lago que cada vez se ponia mas atemporalado por las fortisimas rafagas de viento Oeste cordillerano. LLegamos sin mayor novedad a Candelero Mansilla, donde está la frontera Chilena con Argentina y su puesto de carabineros. Alli tambien estaba Ricardo, el dueño de los caballos:

-Hola Ricardo. Somos los dos españoles que hemos reservado caballos para hoy.
-¿Para hoy? Hoy no hay caballos. Mañana hay caballos.
-¿mañana?Mañana y pasado no hay barco en el lago del lado argentino y solo tenemos comida para hoy.
-A mi nadie me ha avisado. No hay caballos. Mañana.

Y la conversacion siguio asi durante 5 minutos mas sin mayores novedades que el consavido "mañana", y con mi yugular aumentando a tamaños inimaginables.

El problema de no haber caballos, es que hay que subir una pista impracticable con peso en la bicicleta, llena de piedras y con pendientes realmente imposibles. El desnivel es de unos 400 metros a salvar y una distancia de subida de unos 6 kms. Imposible hacerlo a pie y completar el total de 20 kms hasta el lago en Argentina en un dia. La cosa pintaba pero que muy mal y encima llueve que te llueve. Los que me conocen se lo pueden intentar imaginar.

Nos quedaba un cartucho que disparar y aqui vino la salvacion; Los carabineros chilenos. Dotandonos de toda nuestra capacidad de peloteo sutil, fuimos dejando caer a los uniformados chilenos nuestro problema, y si bien en un principio denegaron toda ayuda, tras unos cuantos arrumacos mas, el Sargento Matabala (en serio, se llama asi), gran tipo, se apiadó de nuestras empapadas almas y aqui vino la parte apoteosica del viaje, la guinda final a un viaje espectacular. Con un pequeño tractor y un remolque antediluvianos, cargamos bicicletas, cargas y esforzados ciclistas en dicho remolque e iniciamos un viaje alucinante a traves de una pista terrorifica, estrecha y vertigionosa. Gracias a la pericia de Alejandro, nuestro chofer,(que Dios nos asista si un dia se apunta al mundial de rallies con su tractor. Se lo lleva de calle), logramos salvar el brutal recorrido que nos helaba la sange solo pensar el haber tenido que hacerlo sin ayuda. Nos subieron mas alla de lo necesario y nos soltaron a 12 kms del lago argentino.

Yo no se como actuaron en tiempos pasados, pero hoy en dia puedo decir que tanto el año pasado en Atacama como esta vez aqui, el cuerpo de carabineros chileno se ha portado con nosotros mejor que fantasticamente. No tenemos suficientes palabras para agradecerles lo que han hecho por nosotros, y de una forma totalemente desinteresada. Brindo por ellos.

Una vez fuera del tractor vino la segunda parte de la aventura. Los 3 kms que nos faltaban hasta el limite con Argentina eran mas o menos transitables, pero a partir de aqui, y estabamos avisados, nos quedaban 7 kms de sendero infernal a través del bosque.

Sin carga el recorrido puede ser divertidisimo, pero con los 40 kgs que pesa todo el equipo, la cosa se hizo en un principio muy complicada. Saltar arboles cada 10 metros caidos sobre el sendero, cruzar barrizales donde se te hundian los pies hasta el tobillo, cruzar rios con el agua a media rueda, cargar la bici en cuestas imposibles. Una autentica odisea. Si bien he de decir que de vez en cuando se podian recorrer trechos no mas alla de 300 metros, de senderos divertidisimos.

Poco a poco el sendero mejoró un poco y cuando vimos que llegabamos a tiempo al barco, nos relajamos y disfrutamos como nunca del tortuoso recorrido. Nos habiamos juntado en este trayecto hasta 6 ciclistas y entre todos colaboramos para salvar los obstaculos mas complicados.

No podemos poner fotos, pues estamos en la pequeña poblacion del Chalten. La linea es muy lenta y no hay forma de subir una sola imagen. Desde que podamos subiremos unas cuantas para que os hagais una idea (posiblemente mañana desde el Calafate).

Volviendo al relato, el viaje alucinante no terminó al llegar al puesto de gendarmes argentino, si no que se volvió mas surrealista si cabe. Aqui nos recibieron varios policias, entre ellos el agente Marcelo, cuyos efluvios etilicos se percibian desde la ya muy lejana frontera chilena. La obsesion de este hombre era la geografia y sobre todo los toros y Pamplona. Que donde estaba Pamplona, que si era verdad lo de los toros, que si el Everest estaba en España, que si Suiza pillaba cerca del Pacifico y estaba en Africa. LLegué a hacerle un dibujo de España para enseñarle donde estaba Pamplona, momento que el aprovechó para repetir la pregunta de que si los encierros se corrian por la laderas del Everest, que el suponia a las afueras de la ciudad.
Esta maravillosa compañia contribuyó si cabe a que la espera del barco se hiciera largisima y yo no veia la manera de salir por patas o por brazas de alli. A dicho elemento en cualquier momento le podia dar por liarse a tiros, pues con estos personajes nunca se sabe.

Finalmente llegó el barco y felizmente llegamos todos al punto deseado al otro lado del lago, donde acampamos a la espera de completar al dia siguiente los ultimos 37 kms de nuestro periplo.

El dia siguiente domingo, amaneció hermoso. Y con prisa y sin pausa salimos raudos hacia el Chalten. Un mal camino de ripio pero casi siempre en ligera bajada nos llevó hasta la soñada población. Ibamos con el corazon sobrecogido por la emoción de la gran aventura vivida y por la contemplación del gigantesco e impresionante monte Fitz Roy, cumbre mas bella del planeta, que ese dia no amaneció nublado como acostumbra y nos mostró toda su grandeza.

Sin mas contratiempos que las oleadas de emocion que nos subian y bajaban por el esofago, llegamos al final de nuestro camino; abrazos, risas, fotos, fotos, mas fotos y mas y mas. Cerveza, comidas copiosas, risas con los otros ciclistas. Tiempo de celebraciones.

Hoy han pasado dos dias de ello. Ayer, de chulitos, nos fuimos a caminar hasta la base de la citada montaña, confiados en nuestra fortaleza adquirida en los mas de 1500 kms recorridos a pedal. Es una excursión dura pero asequible. La montaña no se dejó ver en su totalidad pero no por ello dejo de impresionarnos. El resultado final fue que ya de nuevo en el pueblo, tras 8 horas de caminata estabamos los dos hechos un cristo y pa tirar. Los chulitos pareciamos dos perros apaleados cruzando la polvorienta población. Yo me pegue 3 horas de siesta (no duermo jamás), y creo que mis ronquidos los escuchó hasta el agente Marcelo entre sus sueños etilicogeograficos.

Hoy queriamos caminar pero nos hemos bajado de la parra y nos vamos a dedicar a perrear que ya toca. A partir de ahora nos vamos a dedicar a turistear y hacer algunas caminatas. Ya vale de bici.

Insisto que en breve subiremos a poder ser, muchas fotos para que veais un poco mas como han sido estos últimos dias. Si bien la bicicleta ha terminado, seguiremos mareando en el blog, contando un poco las peripecias.

Gracias Victor por escribir por fin. Te echabamos de menos.

Que alguien le diga a la mimosa de Eric, la forma de entrar, que es el único que no se ha enterao y encima se mosquea (ya me la he ganao con este parrafo).

Clarita, preparate para viajar a través del tiempo en cuanto entres a Chile. A ver si conseguimos hablar de una vez.

Carola, que bueno saber de ti y de Felipe. Ya ves, llegamos a la meta, eso si, despues de muchos sudores. Un beso para vosotros y todos los chilenos y argentinos que habeis hecho de este viaje una experiencia sobre todo humana, mas que deportiva.

Hans, el de los caballos. No se si lo leeras. Como ves llegamos y te disculpamos. Pensamos que eres un tipo serio. De todas formas lleva cuidado en el futuro, estas cosas pueden hacer mucho daño a tu reputación y por consiguiente a tu negocio. Finalmente nos salió bien, pero pudo salir muy mal. Si lees esto, dales las gracias una vez mas de nuestra parte al Sargento Matabala y a Alejandro.

A todos los que nos seguis, escribis y no escribis, un saludo y seguir atentos a las imagenes que vienen. Tere, no seas morruda y escribe. Nunca me perdonarás lo de la barretina.

Para acabar, que reconozco que soy un plasta, una pequeña reflexion respecto a este viaje en bicicleta;

En el desierto de Atacama lo pasé sobre todo mal. Nunca tuve la sensación de estar disfrutando, pese a lo cual no cambio esa experiencia por nada. En este viaje en cambio he de confesar que he disfrutado practicamente cada minuto, cada bache, cada mota de polvo que se me ha metido en los pulmones. El entorno, la gente, la naturaleza, se han encargado de hacer de este periplo, una experiencia inigualable que ocupa desde ahora el primer lugar en el cuadro de honor de mis experiencias cicloviajeras.

Mil besos a todos y seguimos en contacto. Esto aun no ha terminado

Maxi (y por consiguiente Sergio)(aun no nos hemos peleado, que aguante tiene el cabrón).

jueves, febrero 02, 2006

MAS VALE UNA IMAGEN QUE MIL PALABRAS


Hola a todos. No es que nos hayamos enfadado, pero Max esta en el ordenador de al lado escribiendo, contando cosas maravillosas poeticamente detalladas y muy novelescas, mientras yo me dedico a ponerles imaganes a esas palabras.


Que gran invento esta pagina, te sientes lejos en el espacio, pero cerca de los tuyos en el sentimiento. Cada vez que lees un comentario de las personas que hechas de menos. (Aunque algunos aprovechan para poner guarrerias, amparados en el anonimato)

Saludos a todos: Santacruceros, Candelarieros, Palmeros, Victorieros, Barroseros, Cruzanteros, Madrileños, Conejeros, Argentinos, Granainos... en fin a todos.

Un saludo desde Villa O'Higgins.

Sergio.

VEINTE MIL BACHES DE VIAJE SOBREANDINO

Villa O'higgins, 2 de Febrero de 2.006.

Si amigos, habeis leido bien. En el encabezamiento pone Villa O'Higgins. Por fin hemos llegado a tan deseado lugar, el final de la carretera austral chilena. Para ello hemos necesitado 22 dias de pedaleo a una media de casi 70 kms diarios. Hemos subido mas de 20.000 metros de desnivel y nuestros traseros han sufrido el impacto indirecto de 6.452.658.586.986.696,05 piedras.

Los 3 ultimos dias, los que hemos necesitado para llegar desde la ultima poblacion de Cochrane, han sido como un resumen y a la vez un homenaje a toda la ruta; Las mayores soledades, los vientos mas tempestuosos, los paisajes mas impresionantes y desoladores, el peor ripio, el mejor. En resumen un esplendido casi final para este viaje inolvidable.

El dia que dejamos Cochrane, con el corazon encogido, pues conociamos la fama de estos ultimos dias, al principio el alma se nos cayo a los pies, pues los primeros 3 kms fueron del peor ripio, baches y calamina que habiamos tenido hasta entonces. Por suerte el camino mejoro y pasamos ademas, del feo paisaje que rodea el pueblo a un altiplano impresionante adornado co0n inmensos lagos y flanqueado por mas inmensas montañas en medio de un cielo azulisimo. Ese dia fue bastante malo, pues nos habian dicho que el camino mas bien bajaba y al final lo que hizo mas que bien, fue subir y todo ello aderezado con un potentisimo viento de cara que llego in crescendo a un punto, en el que al tener que bajar todo lo suvido, tuvimos incluso que pedalear cuesta abajo y con un cuidado total por lo peligroso de las rafagas y lo vertiginoso del camino. Tras mucho esfuerzo y 70 kms, a las 7 de la tarde acampamos en un bello claro de bosque al lado de un rio. Baño checo en el gelido torrente y a dejarnos picar por los enormes mosquitos que han aparecido subitamente estos ultimos dias. A los tabanos los localizas facil por el ruido y por que son medio bobos, pero estos zancudos del diablo te pican a pares sin enterarte.

El segundo dia de periplo fue como un premio. Amanecio precioso, con poco viento y los kms fueron cayendo rapidamente pues debiamos llegar a puerto Yungay, antes de las 3 (55 kms), ya que a esa hora sale el ultimo transbordador que cruza un brazo de mar de 12 kms insalbable por tierra. Tras los 55 kms y un puerto, el Vagabundo, menos duro pero siempre hermoso, de lo que nos habian avisado, llegamos al puerto. Un grupo de 4 casas alrededor de una rampa de embarque. Doña Ines y su kiosco nos alegraron el dia con la posibilidad de atiborrarnos de pastel de frambuesas, viva la civilizacion en dosis pequeñas.
Salvada la travesia maritima, nos quedamos solos en mitad de ninguna parte y a 100 kms de la proxima y ultima poblacion, Villa O'Higgins. El viento nos empujo esa tarde con ganas a traves de un fantastico ripio en muy bien estado, gracias al que nos metimos esa tarde casi 40 kms, llegando a acumular en ese dia 90. Tras un primer tramo muy llano, aparecieron unas terrorificas cuestas que nos sumergieron de lleno en un alucinante paisaje patagonico de inmensas soledades, paramos de altura, glaciares, gigantescos cementerios de arboles que se pierden en las lejanias, atronadores rios que nos amenazan desde el fondo de los valles. La naturaleza en estado de absoluta pureza, un masaje para nuestra alma, un vuelo para el espiritu (hay que ver que mal me sienta tanto oxigeno).
Ya tarde, cerca de las 7, acampamos en el campamento entre rios, un lugar que se utilizo como campamento cuando se contruyo la carretera y que hoy en dia esta abandonado a su suerte. Es un basural y parece ser que lo van a eliminar. Es un insulto para el camino.
Acampamos a 500 metros de las ruinas del campamento, cerca de otro hermoso y gelido rio. Otra vez baño checo para limpiar las cascarrias, nueva donacion de sangre a nuestros colegas los insaciables mosquitos y a dormir, que nos lo habiamos ganado.

Ayer amanecio nublado y frio. Temiamos que nos pillara la lluvia el ultimo dia. Nada mas salir nos metimos un señor puerto entre pecho y espalda, tras este en mitad de un ambiente invernal de alta montaña, otra tremenda cuesta. En una hora y media 13 kms. Dios!!! ¿seguro que llegamos hoy? Tras mas cuestas menores por fin un paramo patagonico gigantesco rodeado de cerros y glaciares y con un vendaval impresionante que se levanto a nuestro favor, nos lanzamos a velocidades superiores a 35 kms por hora a traves de las planicies interminables, rebotando de forma cruel por un camino que hoy estaba bastante peor que ayer.
Fue gracioso que a mitad del camino, para poder adelantar a un gran rebaño de reses, tuvimos que efectuar un sprint con el ganado vacuno, digno del tour de Francia, pues estos bichos cuando se asustan corren por la carretera pero sin apartarse y o corres mas que ellos o no hay manera de dejarlas atras. Es una pena que no tuviera el video preparado pues la carrera os juro fue de vertigo, yo a todo lo que me daban las piernas y las vacas mas empecinadas en no dejarse adelantar. Solo faltaba la musica de "carros de fuego" para completar la escena.
Vacas aparte, viento aparte, conatos de lluvia aparte. Aparte de que los ultimos 15 kms se hicieron interminables, pues el camino ha de dar multiples rodeos para salvar enormes rios y enormes lagos, al fin llegamos a Villa O'Higgins, por que no decirlo con lagrimas en los ojos, con mucho cansancio por los 70 kms del dia y los 1500 de atras, pero con el alma llena de felicidad y la mente repleta de sobre todo buenos recuerdos, momentos inolvidables y paisajes que forman ya parte de nuestro espiritu.

Hoy y mañana nos toca descanso aqui en el pueblo. Estamos en un Hospedaje encantador "carretera austral" donde somos dos mas en la familia. Estamos con la puerta de la habitacion abierta, comemos con los dueños, compartimos el salon, vemos la tele en familia( por fin un poco de telebasura). En resumen un gusto.

El viaje no ha terminado. Queda la guinda final, el broche definitivo; el paso a Argentina. Para quien no lo sepa, es una travesia de lo mas singular. Debemos esperar al sabado, pues solo opera miercoles y sabados, para tomar un barco que nos lleve al otro lado del lago O'Higgins, 2 horas de travesia insalbables por tierra. Una vez al otro lado contratamos unas mulas que nos han de llevar la carga durante 20 kms impracticables para las bicicletas. Nosotros cargamos las bicis, caminamos y los tramos que se puede las pedaleamos. Tras esos 20 kms debemos tomar otro barco para cruzar el lago del desierto ya en territorio argentino. Una vez en la otra orilla nos quedan 37 gloriosos kms de pista y bicicleta hasta la poblacion del Chalten, conocida entre los alpinistas y mochileros del mundo por estar a los pies de El Cerro Torre y el Fitz Roy, posiblemente dos de las montañas mas bellas de la tierra (doy fe de ello, tuve la suerte de conocerlas en el año 1994).
Alli, en ese incomparable lugar finaliza definitivamente el periplo sobre dos ruedas. Y es alli donde pensamos celebrarlo debidamente.

Esperamos poder seguir mareandoos ya desde territorio argentino y contaros si la travesia es tan impresionante como dicen todos los que la han efectuado.

Saludos a todos, en especial a mi Clarita y Marta que han venido a unirse a nosotros en estas tierras andinas. Ayer andaban por Bariloche. A Tere, que siga leyendonos pese a la barretina, al rubio, la vero, etc que sigan poniendo barbaridades. A Chemapamundi que siga escribiendo asi de bonito. Y al mundo que no deje de girar, o ¡somos nosotros los que lo hacemos girar con nuestros pedales?

Ciao.

Sergio y Maxi (alias dos tontos muy tontos)

domingo, enero 29, 2006

KNOCKING ON HEAVEN'S DOOR










Pasando Junto al Rio Baker Hoy


Amiguitos y amiguitas:

Primero que nada aclarar un par de cosas; Por favor que a nadie se le ocurra hablar de bragas a estas alturas del viaje que estamos muy sensibles y nuestros underpants estan almidonados de feromonas. Con deciros que todas las vacas, cabras, ovejas, tábanas y demás seres femeninos (excepto mujeres claro, no hay ni una), braman desconsoladamente a nuestro paso poseidas por una salvaje llamada ancestral de sus instintos selváticos.
Antonim, gracias por seguirnos y contestar de vez en cuando. Tere, no se como explicarlo, mucho peso, se me podía estropear, la guardo como un tesoro. La barretina la guardo para mejor ocasión, lo que si te ofrezco ya que Clari lo propone, es enseñarte el trasero a la primera oportunidad que se me presente. Victor ¿donde carajo emetes? desde que me metí contigo por que habias estado por todos estos sitios, que casi no escribes. Que sensible hijo. Y a todos los amigos de Sergio, que son los mios,Rubio,Vero and company, mil besos a todos. Sergio me diceque la foto del charco está esperando a que el bronceado sea completo. Chemapamundi, que ya se que el Barca ha ganado al Mallorca, solo falta que pierda el Madrid. ¿que pasa que no escribes? imagino que como se ha ido ya Marta no debestener tiempo para dedicarte a Interneses. Golfo!!!!

Bueno, amigos, hoy espero no enrollarme mucho con las descripciones pues al fin y al cabo es mas de lo mismo y como ustedes no ven los paisajes pues tampoco les ayuda mucho el que yo les diga que es todo muy bonito. Pues eso que sigue siendo todo muy bonitol. Que los paisajes cada dia cambian y que lo que no cambia esla jartá de subir y bajar cuestas que nos estamos metiendo. Nuestros culitos han quedado insensibilizados para un par de años y tienen textura pedregosa similaral ripio que los ha ido transformando. A eso se le llama simbiosis.

La última vez que escribimos fue desde Puerto Rio Tranquilo, y de eso hacedos dias. (cada ordenador tiene algun problema con las teclas, cuando no son lo acentos, es el es paciador). Hoy estamos en la "ciudad" de Cochrane, último vestigio de civilización antes de Villa O'Higgins, final de la carretera austral chilena, 240 kms de soledades que nos van a llevar3 dias de acampada y acarrear alimentos.

Desde la última vez hemos subido cerros, vajado a profundos valles, nos hemos enfrentado al mas feroz de los vientos patagónicos, nos ha llevado tambien en volandas, y finalmente ayer definitivamente nos pilló la lluvia. Menos mal, pues una travesia por la carretera austral sin mojarse, creo que no puntua.

Ayer dormimos en Puerto Beltrand, un pequeño y encantador pueblo ubicado a los pies de gigantescos glaciares que alimentan el lago del que toma el nombre. Ya he dicho que no describiré paisajes pero si quiero hacer especial mencion de Dª Esther, la dueña del Hospedaje en el que hemos dormido. Su calidez y trato nos ha hecho sentir como en casa y sin estetipo de experiencias el viaje solo sería un cumulo de imagenes bonitas con poco sentido. Desde aqui nuestro homenaje a esta gente patagónica que nos transmite su amor y su sabiduría hacia estas tierras y confirman la dureza de la vida en estas latitudes.

Hoy haciendo un poco del balance hemos hecho posiblemente los 50 kms mas duros del viaje, en un constante sube y baja, pero en este caso con desniveles importantes cada vez y con unas pendientes que pocas veces bajaban del15% alcanzando a menudo los 20, obligandonos a utilizar toda nuestra técnica para evitar caer al suelo por lo complicado del terreno. Y, me repito, sin embargo nos gusta ( no las cuestas, si no el viajaren bici).

Y poco mas. Que esperamos llegar a Villa O'Higgins en 3 dias. Que ahora empieza la parte más mítica de la ruta y que esperamos comunicarnos desde alli para contaros como nos ha ido. El viaje no finaliza ahi. Aun nos quedará la aventura de cruzar a Argentina. Pero ese capitulo lo dejamos para la próxima.

Besitos a todos.

Maxi y Sergio